El Labrador: Ventajas de esta raza de perros

El Labrador: Ventajas de esta raza de perros
0 155

El Labrador es una de las razas de perro más adorable, pues tiene numerosos rasgos entrañables como por ejemplo su inteligencia y nobleza. También son muy fáciles de entrenar que, sumadas a las otras dos cualidades, les convierte en uno de los mejores compañeros posibles para la familia. Así, en este artículo descubriremos El Labrador: Ventajas de esta raza perros.

Como todos los animales, requieren de su rutina de ejercicio aunque comparado con otras razas, de forma moderada. Sin embargo, si no se les ofrece ese mínimo o si se les dejan solos en exceso son perros que se pueden volver un tanto destructivos.

El Labrador Retriever es una de las razas de canes que más rápidamente madura, alcanzando la estatura adulta entre los seis y doce primeros meses.

Por su fisionomía, son perros robustos y sólidos y de apariencia cuadrada, con un cuerpo fuerte y piernas vigorosas. La altura máxima se estima en unos 65 centímetros, colocándose en la categoría de perro mediano. Sin embargo, por su constitución fornida puede parecer más grande a la vista. El peso variará entre veinticinco y cuarenta kilogramos, gozando normalmente de una mayor constitución aquellos criados en el campo.

Pueden vivir hasta los veinte años y son perros muy expresivos y extrovertidos. Tienen la cabeza ancha, orejas caídas, unos ojos que brillan con extensa picardía y una cola que parece estar siempre moviéndose de felicidad.

Son muy resistentes al agua y están muy bien adaptados a la misma gracias a su piel, así como por su cola gruesa y recta. También destaca la morfología de sus pies, que se describen como «palmeados» por tener la piel más larga entre los dedos para ayudarse a nadar. El color puede variar desde beige / amarillo o incluso casi blanco hasta negro, y marrón chocolate.

Colores del Labrador
Colores del Labrador

Historia:

Antiguamente, los perros también tenían una labor en la sociedad. Por lo comentado anteriormente, la labor de esta raza destacaba en el agua. Es por ese motivo que los Labradores fueron criados y seleccionados por los cazadores en zonas de ríos o mar por sus excelentes habilidades de recuperación de piezas acuáticas, gozando así de la capacidad de trabajar con los cazadores en todo tipo de ambiente, clima y condiciones.

Su potencial de inteligencia, nobleza, y el deseo innato de trabajar como pareja con el hombre les ha llevado no sólo a desarrollarse como trabajadores si no también, a gozar de su estatus actual, siendo considerado como uno de los perros familiares más populares. Es por eso que además, hoy día los labradores no sólo destacan como mascotas del hogar, sino que también funcionan  como perros guía, de servicio, para el ejército, con los bomberos, o en la búsqueda y rescate.

Por todo lo comentado como características intrínsecas generalizadas de la raza, son unos perros que destacan por allá por donde van, lo que los ha impulsado al número uno en el ranking de popularidad en Estados Unidos. A pesar de su actual fama como mascotas de interior, prefieren estar al aire libre, necesitando un mínimo de espacio o jardín donde poder desarrollarse.

Son muy inteligentes y son muy utilizados en la sociedad
Son muy inteligentes y por eso son muy utilizados en la sociedad

Personalidad:

En general, los perros Labradores son excelentes perros de familia, siempre y cuando se tengan en cuenta sus necesidades básicas de entrenamiento y ejercicio. Son perros nacidos para trabajar pues les encanta tener cosas que hacer, tanto por él, como para demostrar su valía y atención hacia el ser humano.

Suelen ser muy buenos con otros perros, mascotas o niños, pero siempre y cuando el entrenamiento haya relajado su exuberancia natural. Esto es fundamental, pues son perros fuertes, activos y dinámicos, necesitando de entrenamiento y actividades desde una edad temprana.

Así, debido a su naturaleza energética y si estas necesidades no son cubiertas, los labradores que se quedan solos durante largos periodos de tiempo o no se ejercitan bien pueden volverse destructivos, morder cosas, cavar y ladrar en exceso.

Tienes que tener también muy en cuenta que son perros de agua con fuerte pasión hacia el humano, por lo que desde que son cachorros mostrarán un fuerte deseo por llevar cosas consigo, así como una gran atracción por el agua en todas sus versiones, como piscinas, playas… ¡e incluso charcos!

Para Vivir:

Como hemos comentado en este post, los labradores tienen una serie de características muy adaptadas a la vida familiar que les hacen ser perros muy entrañables. Son de las razas caninas más inteligentes y, por su deseo de trabajar con las personas, consiguen que el entrenamiento sea muy ameno y sencillo. Son muy fáciles de cuidar pero debes tener cuidado, pues tienden al sobrepeso si no se ejercitan o no se ajustan a las proporciones de alimento necesario.

Tienden a proteger a sus hogares y familias, pero no son excesivamente territoriales, por lo que generalmente se mostrarán felices de saludar a las visitas. De esta forma, si le entran a su casa unos ladrones que no le extrañe que vaya a saludarlos, aunque ladrará bastante antes de que entren.

Si no se les dan los juguetes y la orientación adecuada pueden surgir ciertas dificultades, pues gracias a su fuerte instinto de recuperación pueden convertirse en grandes masticadores destructivos. A menudo simplemente será necesario darles un juguete para que lo lleven en la boca y así ellos se sentirán bien. Son perros muy fuertes y activos, por lo que el entrenamiento temprano es absolutamente necesario para que desarrollen su personalidad de forma feliz.

Nivel de energía:

Si eres una persona atlética, dinámica, y amante de la naturaleza, el Labrador puede convertirse en tu mejor amigo. Siempre estará preparado para hacer senderismo, correr por el campo, o jugar al frisbee o a la pelota. Tú sólo dale un poco de agua y él se igualará siempre con tu capacidad de resistencia. De hecho, sus ganas de ayudar y sentirse útil harán que incluso le guste llevar su propia comida, golosinas y agua en la espalda con una mochila especial para perros.

Sin embargo, si tu personalidad es todo lo contrario y no te gusta el deporte, andar, o salir al aire libre, podrás encontrarte con una de tus peores pesadillas… pues constantemente sentirás una gran carga en tu perro. Sin ejercicio diario se aburrirán y puede que muestren su peor cara, recurriendo a comportamientos destructivos como masticar sus muebles, libros, ropa o destruir su patio llenándolo de agujeros.

Inteligencia:

No hay nada que haga más feliz a su Labrador que aprender trucos nuevos ya que como hemos dicho, es una raza muy inteligente con ansiedad por complacer. La combinación de ambas cualidades es su gran ventaja, pues le convierten en una de las mejores razas para el aprendizaje.

Esto siempre añadirá una dosis de plusvalía en su valor, pues serán muy ágiles a la hora de aprender cosas necesarias para su coexistencia en el hogar. Por ejemplo acudir cuando se les llama, sentarse, guardar respeto o saludar a las visitas serán pan comido para él. Además, también podrás enseñarle sin dificultad a hacer cosas geniales, como correr carreras de obstáculos, darte la patita, usar juguetes, rompecabezas para perros y… ¡todo lo que se te ocurra! Como hemos dicho al principio, en la sociedad se utilizan como perros guía, policía, bomberos, o de rescate, por lo que están capacitados para aprender todo lo que les quieras enseñar.

Sin embargo, todo super poder es negativo si no se armoniza correctamente, por lo que, aunque es difícil considerar la inteligencia como una desventaja, un propietario sedentario, aburrido o perezoso encontrará que el poder mental de su Labrador combinado con su necesidad de hacer cosas y con el amor hacia su dueño puede acabar resultando molesto.

Deje a su Labrador desatendido en el patio durante mucho tiempo y cuando vuelvas a mirar habrá encontrado un camino por encima o por debajo de la valla. De hecho, es posible que incluso pudiera descubrir cómo abrir cualquier puerta que hubiere. Nunca lo olvide, es un perro muy inteligente por lo que si es ignorado y abandonado dentro del hogar, no es de extrañar que encuentre formas creativas de entrar en las habitaciones y acceder a aquellos rincones que le gustaría mantener dentro de los límites.

Popularidad:

Debido a su naturaleza, es una raza muy popular, por lo que es muy habitual encontrarte con un cachorro de Labrador, enamorarte, y acabar llevándotelo a casa de inmediato.

Como casi todo en esta vida en nuestros tiempos, se pueden comprar en sitios especializados en la cría y doma de Labradores. Sin embargo, desde aquí recomendamos acudir a un refugio de animales u organización local de rescate pues los Labradores son perros sencillos que por lo general, pueden hacer la transición a un nuevo hogar sin causar prácticamente ningún problema.

Adopta. Te enamorarás de ellos a primera vista
Adopta. Te enamorarás de ellos a primera vista

El Labrador: Ventajas de esta raza de perros:

Pros.

1 – Son perros muy nobles, estables y amigables.
Aunque dentro de la norma general de cada raza puede haber casos individuales que desarrollen condiciones particulares, normalmente te encontrarás que los perros Labradores son generalmente dulces y felices la mayor parte del tiempo.

Se conectan muy profundamente con los humanos a nivel emocional y por eso son tan efectivos como los perros guía o de apoyo. Se podría decir que tiene una sonrisa garantizada todos los días si comparte su casa con otra. Si este es su perro está de suerte, pues tendrá un amigo para toda la vida mientras no le importe dedicar un espacio de tiempo de su día para jugar con él.

2 – Estos perros son excepcionalmente pacientes.
Los perros labradores tienen mucha paciencia y soportarán casi cualquier situación si creen que tiene el potencial de pasar un buen rato. Es por esa razón que funcionan tan bien con los niños pues toleran muy bien comportamientos como tirar de la cola, dar pellizcos, o agarrar de las orejas sin mostrar la más mínima reacción adversa.

Póngale una cama cerca de su silla y le apreciarán eternamente, pues agradecerán estar a su lado hasta considerar ese espacio como el suyo.

Son perros que siempre están dispuestos a probar cosas nuevas, y jugar. Esto hace que su personalidad se convierta en un papel altamente complementario con la familia, por lo que suelen encajar bien en todo momento.

3 – Los labradores son muy fáciles de entrenar.
Es una de las razas más inteligentes que podemos encontrar en nuestros días. Por esta razón le resultará muy fácil enseñarles tanto las normas básicas como aquellas más complejas.

4 – Tienen mucha energía y les encanta el agua.
Ducharlos nunca será un problema, así como tampoco volverlos a ensuciar.

Son muy activos, dinámicos, obedientes y alegres, lo que hará que siempre tengan ganas de jugar. Y si además, tienen un río o una playa cerca saldrá a flote su profunda conexión con el agua. Lleve a su perro cerca del agua y descubrirá su cara más feliz.

5 – Tienen un gran tamaño sin ser por ello un problema.

Alcanzan un tamaño medianamente importante, imponiendo respeto para aquellas personas que no le conocen. Sin embargo, su carácter bueno y afable hará que esto nunca sea un problema, pues por dentro, el sigue siendo pequeño. No se preocupe por los niños o perros de menor tamaño, jamás impondrá su magnitud.

Contras.

1 – Mantienen sus tendencias juveniles.
Lo mismo que es bueno que sigan teniendo comportamientos juveniles a lo largo de su vida por muchas razones, también se puede convertir en uno de sus peores defectos. Esto es así por ejemplo a la hora de morder, o hacerse pis por la emoción. Tómeselo con paciencia, pues a veces podrá costarle aprender a controlar y gestionar sus impulsos más primarios.

2 – Sueltan mucho pelo en la época de transición.
Tienen mucho pelo, grueso, y hacen una muda importante cuando llega la época. Esto hará que debas barrer tu casa de forma constante si no quieres tener una alfombra de pelos por todo tu hogar.

3 – No son un buen perro guardián.
Inicialmente, los Labradores son protectores con sus propiedades y personas. Sin embargo, esa actitud intimidante desaparece cuando se dan cuenta de que al otro lado de la puerta hay otra persona.

Son perros muy amigables por lo que no funcionan bien como perros guardianes.

4 – Los labradores necesitan ayuda con sus hábitos alimenticios.
Los labradores son grandes y tienen mucha energía. Esto significa que su instinto natural será hacerse con mucho alimento para cumplir con los requisitos de su actividad.

Si no saca a su perro a pasear varias veces al día y juega con él, podría aparecer la obesidad y convertirse en un problema.

Conclusión:

Puede que por alguna razón, si estás leyendo este artículo te estés preguntando: ¿Es un Labrador la raza adecuada para incorporar a mi familia?

Casi en casi todos los contextos la respuesta es muy clara. Sí.

Aunque siempre existe cierto riesgo de problemas de comportamiento, si tiene niños, otros perros, o más mascotas conviviendo en su hogar, no se preocupe tampoco.

Esta raza encajará sin problemas.

Son perros inteligentes, activos, complacientes, empáticos y alegres, por lo que siempre querrán pasar buenos momentos con su dueño y su familia.

El Labrador, un perro familiar
El Labrador, un perro familiar
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También Podría Interesarte

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas