El perro Labrador: Increibles secretos y virtudes

0 210

El Labrador es uno de los perros más populares a nivel mundial. En sus orígenes era utilizado como perro de caza, especialmente criado para cobrar presas en el agua. Por eso mismo, el Labrador destaca por su gran amor por el agua, además de ser un excelente nadador. Además, son perros muy inteligentes y fáciles de entrenar, y también destacan por tener un gran corazón y ser muy nobles. Se llevan muy bien con los niños, y son excelentes perros guardianes.

 

Variedades de Labrador

Hay dos variedades principales de labrador, la Inglesa y la Americana. El Labrador inglés tiene un aspecto mucho más fuerte, y su cuerpo también tiene un mayor tamaño. Sin embargo, las patas son más cortas, aunque incluso en su cola se nota que es un perro más ancho y fuerte que el Labrador americano.

Por otro lado, el Labrador americano es un perro más estilizado y atlético, además de mucho más delgado. Las patas son más largas que las del labrador inglés, y su cola también es menos gruesa y se estrecha en la punta.

Son dos variedades parecidas, aunque se diferencian principalmente en que el Labrador inglés es bastante más ancho y fuerte, mientras que el americano es más alto y delgado, teniendo así un aspecto mucho más estilizado que la otra variedad. Por lo general, las dos variedades comparten colores, tipo de pelaje e incluso comportamiento.

Grandes amantes del agua

Los Labradores disfrutan muchísimo del agua, para muchos incluso su actividad preferida es mojarse siempre que encuentren una fuente de agua. Además, son perros que nadan muy bien, pues en sus orígenes eran criados para estar en el agua y ayudar a los pescadores a recoger sus redes. Además, como también eran cazadores, eran ideales para cobrar las presas en el agua.

Sus patas están especialmente diseñadas para el agua, y su doble capa de pelo les permite repeler el agua e influir en que el secado sea más rápido. Por eso mismo, son perros que nadan especialmente bien, y además también disfrutarán mucho de hacerlo. Por lo general, habrá que vigilarlos mucho, pues al ver cualquier charco o lago querrán tirarse a él sin pensárselo dos veces. Es muy divertido salir con ellos a algún lugar seguro donde se puedan bañar y disfrutar del agua que tanto les gustará.

 

Una raza extremadamente inteligente

Esta raza se caracteriza por ser una de las más inteligentes. Por eso mismo, suelen ser utilizados como perros de trabajo, especialmente perros guía, ya que también tienen un gran corazón y se suelen portar muy bien. Al ser tan inteligentes, será muy fácil educarlos y enseñarles cosas nuevas. No está de más aprovechar su inteligencia para ejercitar su mente, de forma que ellos también disfrutarán de aprender algún que otro truco.

Por supuesto, siempre que a un perro se le enseñe cualquier cosa deberá hacerse mediante refuerzos positivos. Se basa en un sistema de recompensa por el que el perro será recompensado cuando haga lo que se le pide, y no pasa nada si se equivoca o hace las cosas mal, ya que no hay necesidad de castigarlo. Aunque el Labrador sea muy inteligente, en todo entrenamiento hay que tener mucha paciencia para que sea un proceso cómodo y agradable para el perro.

 

Muy juguetones y disfrutan del ejercicio

Cuando un Labrador es un cachorro es una fuente incansable de energía que no querrá parar de jugar en ninguna ocasión. Por eso mismo, son perros ideales para vivir con niños, ya que son muy nobles y también muy juguetones. Cuando son adultos suelen querer jugar menos, ya que son perros muy tranquilos. A pesar de esto, por lo general tienen muchísima energía a cualquier edad, así que habrá que sacarlos a pasear con frecuencia, y también es recomendable que hagan algún deporte para perros. Hay algunos Labradores que serán más vagos, pero como son propensos a la obesidad, tampoco estará mal que hagan ejercicio de manera habitual. Es recomendable que cualquier perro haga ejercicio diariamente para mantenerse en forma, y más aún si es propenso a la obesidad, como ocurre con el Labrador.

Cariñosos y familiares

Esta raza se lleva especialmente bien con niños, pues tienen muy buen carácter y los cuidarán siempre que sea necesario, protegiéndolos ante cualquier peligro que pueda aparecer. Siempre estarán dispuestos a jugar con ellos, y serán unos excelentes amigos. Además, son perros muy fieles y cariñosos, y necesitan estar siempre junto a su familia. No tendrán ningún inconveniente en demostrar su cariño en cualquier momento, y disfrutarán mucho de la compañía de sus humanos. Son perros ideales para hacer cosas en familia, como por ejemplo pasar un divertido día en el campo, o incluso ir a algún lado donde se pueda nadar con ellos y disfrutar juntos del agua.

Los labradores son perros muy caseros, además de excelentes guardianes. Les encantará proteger a sus seres queridos, y por supuesto estar junto a ellos todo el tiempo que sea posible, que si fuera por ellos sería todo el día.

 

Demasiado glotones

Los labradores disfrutan muchísimo de comer, tal vez demasiado, por lo que es muy importante cuidar su alimentación. Como tienen un tamaño moderado, es normal que tengan que comer grandes cantidades de alimentos, pero siempre deben ser de buena calidad. Si se alimentan de pienso, debe ser un pienso de buena calidad y con una composición adecuada. Muchos de ellos tienen una dudosa composición, especialmente si tienen despojos en lugar de carne de buena calidad, o cereales como el trigo o el maíz que realmente únicamente sirven para abaratar costes, ya que no benefician al organismo del perro.

También es posible que se alimenten siguiendo alguna receta de la dieta BARF, que consiste en que todos los alimentos deben estar crudos. La carne tiene que ser siempre el ingrediente principal, o en su defecto el pescado, y también puede haber alguna verdura o fruta cruda.

Los labradores son propensos a la obesidad, y como son demasiado glotones es muy importante controlar su dieta. Nunca deben comer más de lo recomendado, y además deben salir a pasear para quemar calorías y que no tengan sobrepeso ni obesidad.

 

Gran carácter

Por lo general, esta raza es muy amigable y le encantará pasar tiempo con los miembros de su familia. Además, son perros muy buenos que nunca tendrán problemas con nadie, ni con humanos ni con otros perros o cualquier animal. Intentarán evitar los problemas, y por supuesto nunca los buscarán, ya que tienen un gran corazón.

El Labrador retriever y el Golden retriever

El Labrador retriever y el Golden retriever son perros muy parecidos, tanto que pueden llegar a confundirse en muchas ocasiones. Sin embargo, tienen una serie de diferencias, tanto físicas como de comportamiento, que una vez que se conozcan harán fácil la diferenciación.

El Labrador retriever tiene su origen en Canadá, mientras que el Golden retriever lo tiene en Escocia. Además, este último tiene el pelo largo y ondulado, y normalmente es de un único color, mientras que el primero tiene el pelo corto y liso, y se puede encontrar en tres colores diferentes. En cuanto a su comportamiento, el Labrador retriever puede ser algo perezoso, mientras que el Golden retriever suele ser muy juguetón tanto cuando es un cachorro como cuando es un adulto.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También Podría Interesarte

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas