Laika: la historia de una perra espacial

in Curiosidades
blog-laika-historia-perra-espacial
0

A estas alturas de la vida… ¿hay alguien que todavía no conoce la historia de la perra Laika? Hoy realizamos un recorrido por la historia para contarte todo lo que necesitas saber sobre la historia de esta perra heroína.

Laika: el origen de una perra espacial

Laika fue una perra rusa de raza mestiza que se convirtió en el primer ser vivo en orbitar la Tierra. Este hecho histórico sucedió el 3 de Noviembre del año 1957.

Hasta ese momento, se desconocían los efectos reales que podía suponer para un ser vivo viajar al espacio, por lo que se experimentó con esta perra de Moscú. Laika era una perra callejera que pasó unos duros entrenamientos junto con otros dos perros que no demostraron ser lo suficientemente válidos para la misión, por lo que la decisión final recayó sobre esta perrita.

Laika fue lanzada al espacio exterior el día 3 de Noviembre y, tan sólo unas horas después del lanzamiento, murió. Aunque este hecho no se desveló hasta años más tarde: se dijo que Laika murió a los 6 días del despegue por falta de oxígeno cuando, en realidad, no fue así. Se produjo un sobrecalentamiento que no estaba previsto y, a causa del sistema térmico de la nave, el animal no fue capaz de sobrevivir.

Un entrenamiento de película para una perra heroína

Tal y como se ha explicado anteriormente, fue rescatada de la calle en su ciudad natal, Moscú y, durante largos meses, estuvo a cargo de la Unión Soviética realizando duros entrenamientos y bajo unas condiciones extremas de salud, temperatura y hambre. Laika demostró su valía con respecto al resto de perros callejeros seleccionados y, finalmente, decidieron que ella sería la perra voladora, la perra que pasaría a la historia para ser la perra espacial.

El objetivo de la nave y el objetivo de Laika era demostrar que la vida humana era posible fuera de la Tierra a pesar de que, por otra serie de problemas técnicos, no pudo ser demostrado.

El pulso cardíaco de la perra aumentó a más del doble tan solo unos minutos después del despegue y su presión sanguínea se vió drásticamente afectada hasta que, a las 6 ó 7 horas, su corazón dejó de latir.

Decenas de años después, hoy en día, en cualquier rincón del mundo, seguimos admirando a esta perra, la perra que viajó al espacio.

 

0
Posts

65

Posts/Month

3.8

Group

Administrator

Related Posts