Medicinas de humanos para perros

253

Los llamamos los mejores amigos del hombre, y es importante que los tratemos así también. Sí, hay algunas medicinas humanas que las mascotas pueden tomar, pero no es tan simple. Mientras que algunas drogas humanas pueden ser dadas a las mascotas de forma regular, otras pueden ser muy tóxicas.Para no confundirte, queremos hablarte de Medicinas de humanos para perros que pueden tomar de manera casi segura. Siempre bajo vigilancia veterinaria, eso sí.

No intentes extrapolar y estimar la dosis de humanos a mascotas; pide al veterinario la dosis correcta. De hecho, pueden ser necesarias formas de dosificación especiales o formulaciones compuestas para las mascotas. Mantén a tu mascota segura tomando el tiempo para preguntarle al veterinario primero.

El dolor en nuestras mascotas

A veces un poco de dolor está bien para nuestras mascotas, ayuda a protegerlas de lastimarse aún más. Pero a veces tratar el dolor es indispensable después de una cirugía o una herida. Consulta con el veterinario si cree que tu perro o gato necesita un medicamento para el dolor.

Existen medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para mascotas que se utilizan a menudo para la artritis. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) humanos, como el ibuprofeno o el naproxeno, se consideran demasiado tóxicos para su uso seguro en mascotas en CUALQUIER dosis. Entre los AINE específicos para perros que puede consultar con el veterinario se incluyen:

  • Carprofeno (Rimadyl, Vetprofen)
  • Meloxicam (Metacam)
  • Deracoxib (Deramaxx)

Efectos secundarios de los AINEs en los perros

Los AINEs que se fabrican especialmente para los perros se utilizan a menudo para la artritis o para el dolor después de la cirugía. Igualmente que en los humanos, estos antiinflamatorios podrían causar otros efectos en nuestras mascotas, como vómitos, pérdida del apetito y diarrea. Efectos secundarios más serios, como toxicidad en los riñones o el hígado, úlceras estomacales y hemorragias también son posibles.

medicinas-de-humanos-para-perros

Las mascotas requerirán análisis de sangre cuando se inicie la terapia y regularmente a partir de entonces (por lo general cada 6 meses) para controlar la toxicidad, incluyendo el estómago, el hígado y los riñones.
Los populares AINEs humanos naproxeno (Aleve) e ibuprofeno (Advil, Motrin) no se recomiendan para las mascotas debido a su toxicidad. El Rimadyl (carprofen), una tableta de AINE masticable para perros, y otros AINE para el dolor canino, están disponibles con el veterinario.

¿Es la aspirina segura para las mascotas?

La aspirina, usada por más de un siglo por los humanos, inhibe una enzima que está involucrada en la inflamación y el dolor.

Aunque sólo debe ser recetada por el veterinario, la aspirina ha sido utilizada en la dosis apropiada en perros por períodos cortos de tiempo. La aspirina recubierta es a menudo la opción recomendada para ayudar a proteger el estómago, y asegúrate de dar las píldoras con la comida. Pero muchos veterinarios ya no recomiendan el uso de la aspirina en perros debido a las úlceras estomacales y a la posibilidad de sangrado. Además, ahora existen antiinflamatorios más seguros solo para perros con artritis y pueden ser preferidos.

El veterinario puede determinar si la aspirina es segura y qué dosis dar según el peso del perro.
No le des aspirina a los gatos; puede ser mortal para su gato. Los gatos carecen de la enzima necesaria para metabolizar el ácido salicílico adecuadamente, y la aspirina puede acumularse y ser extremadamente tóxica.

Sigue las instrucciones para el uso de la aspirina sólo según las indicaciones del veterinario.
Hay algunos fármacos bastante utilizados en humanos de los que es muy importante que te informes antes de dárselos a tus perros u otras mascotas.

Uso de Tylenol en Mascotas

El Tylenol o paracetamol puede ser fatal para los gatos y nunca debe administrarse a ellos; los perros también pueden ser sensibles a este fármaco. Ésto puede causar daños en el hígado tanto en perros como en gatos, así como afectar la capacidad de transporte de oxígeno de los glóbulos rojos.

Un informe señaló que tres medicamentos de venta libre (ibuprofeno, acetaminofeno y aspirina) dieron lugar a aproximadamente 10.000 llamadas anuales a los centros de control de envenenamiento animal. Mantén todas las formas de acetaminofeno (tabletas, líquido, cápsulas) fuera del alcance de tu mascota.

Y no olvides, el acetaminofeno que a menudo puedes usar, se liga con otros medicamentos para humanos, como remedios para el resfriado y la gripe y otros remedios para el dolor, así que manténgalos también fuera del alcance de tus mascotas. Si tu mascota tiene dolor, habla con el veterinario para que te sugiera la medicación más segura posible.

Benadryl para las alergias en las mascotas

El Benadryl, conocido por el nombre genérico de difenhidramina, puede ser usado en perros y gatos para las alergias, y para el mareo en los perros. Sin embargo, consulta con el veterinario para obtener primero el visto bueno y la dosis correcta. No uses Benadryl en mascotas que tengan glaucoma, presión arterial alta o enfermedades cardíacas.

medicinas-de-humanos-para-perros2

Ten cuidado de no usar líquidos de difenhidramina oral que contengan alcohol, o productos combinados que contengan medicamentos para el resfriado o la gripe como la fenilefrina, la pseudoefedrina u otras drogas para humanos, estos nunca deben ser dados a las mascotas, así que revisa las etiquetas.

Los medicamentos de venta libre para la alergia como Zyrtec y Claritin también se pueden utilizar en perros; consulte con el veterinario para conocer las dosis. Y sí, al igual que los humanos, algunos antihistamínicos pueden causar somnolencia o hiperactividad en las mascotas, así que asegúrate de protegerlas de las lesiones.

Tagamet, Pepcid AC, y Zantac para perros

La acidez estomacal no es sólo una condición humana común, el ácido del estómago de nuestro perro también puede cambiar a una sobrecarga. Los controladores de ácido humano de venta libre, como Pepcid AC (famotidina), Tagamet HB (cimetidina) y Zantac (ranitidina) pueden ser útil para los perros, pero comprueba con el veterinario la dosis exacta.

Estos controladores de ácido se unen a los receptores de histamina en el estómago y ayudan a bloquear la producción de ácido. El especialista tal vez use estas medicinas para estos problemas, por Helicobacter pylori, la enfermedad inflamatoria del intestino, el parvovirus, las ulceraciones, las náuseas o con medicamentos que puedan afectar el estómago. Es posible que también haya genéricos más asequibles disponibles sin receta médica.

No recalcar decir esto lo suficiente: la medicación nunca debe ser administrada a tu mascota sin consultar primero al veterinario.

Algunos medicamentos de venta libre para el estómago pueden utilizarse en perros para problemas como la diarrea y la mala digestión. La loperamida (Imodium), para la diarrea, ralentiza el movimiento intestinal y reduce el líquido de las heces, lo que provoca menos diarrea. Los animales que sufren una diarrea causada por una bacteria o una toxina no deben tomar loperamida, es importante que consultes al veterinario para que te aconseje y te facilite la dosis adecuada para tu mascota.

Glucosamina para las articulaciones y la displasia de cadera

El suplemento protector de las articulaciones, la glucosamina, se utiliza en la mayoría de casos para la artritis y la displasia de cadera tanto en perros como en gatos. Las sustancias naturales, llamadas nutracéuticos, forman parte de la la misma clase que las vitaminas, pero ningún suplemento puede deshacer el daño estructural recibido en las articulaciones. La calidad de la glucosamina o condroitina disponible en el mercado también puede variar, así que pídele al veterinario que te recomiende un producto.

Pueden pasar algunas semana antes de que se vean los beneficios en tu mascota por tratarse con estos suplementos para las articulaciones. La glucosamina está disponible en la mayoría de las tiendas de suministros para mascotas y ahora incluso se encuentra en algunos alimentos para mascotas.

Mareo en los perros

Muy posiblemente has visto esto mientras manejabas o en alguna película: un perro asomando la cabeza por la ventana disfrutando el viento muy felizmente. A muchos perros les encanta ir a dar un paseo en el coche; sin embargo, algunos perros experimentan mareos (que a los humanos no nos gustan). Los viajes largos pueden ser más difíciles que los cortos para tu amigo canino. Los viajes en barco también pueden provocar mareos, especialmente en los cachorros.

medicinas-de-humanos-para-perros3

Algunos veterinarios podrían recomendar Meclizina (Bonine, Antivert) y Dimenhidrinato (Dramamina). Son productos de venta libre, pero se usan dosis específicas en perros.

No utilices estos productos en excavaciones con glaucoma, agrandamiento de la glándula prostática y ciertos trastornos estomacales, tiroideos, convulsiones o cardíacos.

Ambas drogas son medicamentos para el mareo en humanos. Como con tantas medicinas humanas, las dosis se basan en el peso de tus perros, así que pregunta al veterinario. Estos medicamentos también pueden causar somnolencia, así que ten cuidado con la seguridad de los perros en el coche, especialmente si a tu amigo le gusta salir por la ventana.

Los productos recetados como Cerenia (citrato maropitante) también están disponibles para el mareo en perros, y es posible que tu veterinario prefiera este producto específicamente para perros.

Cortes, picaduras o laceraciones menores en tus mascotas

Los cortes o rasguños leves en tu mascota pueden tratarse con una pomada antibiótica triple de venta libre (Neosporin), o Polysporin (sin neomicina) con el veterinario, para ayudar a prevenir la infección. Por lo general, se aplica dos o tres veces al día, pero no debe utilizarse con frecuencia a menos que lo indique el veterinario.

Las mascotas tratarán de lamerla, así que usa un collar isabelino (que se encuentra en las tiendas de mascotas) o un calcetín envuelto alrededor de la lesión para evitar que se lama, ya que la ingestión podría ser tóxica. La neosporina o la polisporina no deben usarse para heridas profundas que estén sangrando o sucias, o que sean el resultado de una mordedura. Consulta con un veterinario para este tipo de heridas.

Los propietarios deben asegurarse de que las pomadas antibióticas que usan no incluyen «cainas», como la lidocaína, u otras fórmulas para aliviar el dolor. Se pueden utilizar soluciones salinas o peróxido de hidrógeno para limpiar las heridas.

Para las picaduras de abejas, aplica una mezcla de bicarbonato de sodio y agua, déjala secar y luego raspa suavemente el aguijón. Ponte en contacto con el veterinario o busca una clínica de urgencias en caso de hemorragias graves, heridas profundas o una herida superficial roja o hinchada. Si el aguijón de un insecto volador provoca hinchazón alrededor de la cara, los ojos, el cuello o interfiere con la respiración de tu mascota, consigue atención de emergencia lo más rápido que puedas.

Los propietarios deben mantener los medicamentos humanos alejados de las mascotas (por ejemplo, no dejarlos en una mesa de noche), colocar los frascos de píldoras en lo alto de un mostrador y recoger inmediatamente los medicamentos que se hayan caído. Los medicamentos para humanos no siempre son seguros para las mascotas. En última instancia, tu mascota depende de usted para tomar las decisiones correctas sobre los tratamientos con medicamentos y para prevenir errores de medicación.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También Podría Interesarte

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.