¿Por qué los perros huelen nuestra entrepierna?

¿Por qué los perros huelen nuestra entrepierna?
0 420

Si tienes perro o te relacionas con ellos, verás que es muy habitual que te huelan la entrepierna. También incluso lo hacen entre ellos por lo que es muy común que nos hagamos la pregunta de ¿Por qué los perros huelen nuestra entrepierna?

En primer lugar, debemos dejar claro que no es un comportamiento preocupante, negativo, o que tengamos que intentar reprimir. Forma parte de sus instintos, pues tienen algunos sentidos más desarrollados y otros menos. Entre ellos, destaca el sentido del olfato, siendo uno de los principales fundamentos vitales de su configuración.

Por ello, buscan constantemente información acerca del entorno que les rodea. Así, podemos encontrarlos oliendo todo tipo de cosas, desde entornos limpios a entornos más sucios. De esta forma, encuentran mucha información de la persona o animal que tienen en frente, incluyendo sobre todo las partes de mayor sudoración o segregación de distintas hormonas.

Dicho eso, comenzaremos el artículo empezando desde el inicio, analizando el olfato del perro como cualidad.

El olfato del perro

En primer lugar, antes de pasar a comentar por qué los perros nos huelen, primero vamos a comentar levemente el olfato de los perros como tal. Para ello, empezaremos diciendo que es uno de los sentidos más poderosos que poseen, superando nuestra capacidad por goleada. Esto es así ya que por ejemplo, sólo basándonos en algunos datos podemos comprobar que los seres humanos tenemos unos cinco millones de receptores del olfato por persona, frente a los cerca de trescientos millones que poseen los perros.

Por ejemplo, se conoce que entre ellos se comunican mediante el uso de elementos químicos conocidos como feromonas.

Hay de muchos tipos y las expulsan de muchas maneras. Por ejemplo, tenemos las de apaciguamiento que las segregan las hembras lactantes de forma natural para que los cachorros se tranquilicen.

Esto es precisamente lo que sucede también a través de la orina o de las heces, y el por qué tienen tanta curiosidad con los olores de estas cuando pasean. Así, a veces incluso orinarán encima para dejar marcado su olor para todo aquel que pase de forma posterior.

En la actualidad, también podemos encontrar feromonas sintéticas que nos ayudan a modificar la conducta de nuestro perro. También se utilizan para regular ciertos problemas como la ansiedad o estrés.

El olfato es uno de los mejores sentidos del perro
El olfato es uno de los mejores sentidos del perro

¿Por qué se huelen los unos a los otros?

Aunque no hablen, el lenguaje comunicativo de los perros es mucho más complejo de lo que mucha gente se puede pensar. Al no expresarse mediante vocabulario como nosotros, su estilo comunicativo es muy extenso, estableciendo distintos factores para ello. Por eso, tendremos que aprender las distintas señales y comportamientos que tienen para poder interpretar de la forma correcta sus actitudes.

Por ejemplo, simplemente gracias a una rápida lectura olfativa pueden ser capaces de saber si una persona está triste, feliz, estresada o nerviosa. Así, explicaremos por qué esa obsesión por olfatear las heces pues es uno de los máximos exponentes de información.

Otro ejemplo es por ejemplo el celo, que es lo que marca la fertilidad de las perras. Así, los perros macho podrían incluso oler a una perra hembra a través de varios kilómetros de distancia.

Por todo esto, aunque nos parezca desagradable que esté cercano a las heces, debemos dejar que las huela ya que simplemente está recabando información. Es fundamental para la complementación para sus estímulos. Igualmente, sí que le impediremos que se las coma, pues este mal comportamiento sí que podría traer problemas de salud.

¿Qué perros son los más propensos a oler?

En principio, los perros de tamaño mediano y algunos de los de raza mayor son más propensos a ser olisqueadores. Sobre todo los medianos por estar cerca del suelo y de la altura idónea animal. Todo lo contrario que aquellos de raza más pequeña, pues no tienen el tamaño necesario para llegar a nuestras partes y por ello, pierden con el tiempo el interés.

Aquellos que son considerados como olfateadores tienen este sentido mucho más desarrollado que los demás. Es por eso que, si tienes uno de ellos, lo más normal es que siempre esté persiguiéndote cada vez que vas al baño o si tienes una mujer con la menstruación en el hogar.

Esto nos llevará directamente al famoso problema del tampón, y es que muchos perros parece que sienten una atracción superior que va más allá de sus fuerzas sobre los tampones usados. Piense que, aunque lo hace por la sobre exposición feromónica, lo cierto es que debe tener cuidado pues, de tragárselo, podría acabar bloqueándose en su interior y terminar ahogándolo. Si el tampón no se ha roto, lo mejor será tratar de inducir el vómito y sea como sea llamar a nuestro veterinario para que nos calme y nos las instrucciones precisas.

Para evitar que esto se produzca, utilice cubos de basura de los que tienen tapas de las que no se pueden quitar para que no se lleve los tampones usados. Además, si vive con un perro, procure siempre tener la puerta del baño cerrada, tanto por esto, como por todos los elementos químicos que podrían resultar peligrosos.

Algunos son entrenados para no mostrar interés, aunque so les dejas y se lo permites, saldrán disparados hacia ti. Aunque no lo parezca, pueden saber muchos datos sobre ti sin ni siquiera acercarse a olerte. Podríamos incluso decir que simplemente lo hacen para confirmar las teorías que han confirmado al verte y sentirte.

Si quieres quitarle este comportamiento a tu perro (cosa que desde aquí no recomendamos) acostúmbrale a sentarse cada vez que vea a una persona nueva entrando en casa. Dale una golosina si se sienta y enséñale a hacerlo para recibir a las visitas. De alguna forma, le estarás enseñando a respetar la decisión que tome la visita y no será un refuerzo negativo en su desarrollo.

Oler es la manera que tienen los perros para conocerse
Oler es la manera que tienen los perros para conocerse

¿Por qué van directos a los genitales?

Por el hecho de ser mamíferos, todos los animales de esa condición tenemos unas glándulas sudoríparas apocrinas repartidas por todo nuestro cuerpo. Estas pequeñas glándulas son las responsables de generar una especie de fluido que se llama feromona. Este fluido tiene un olor especial y lleva consigo gran cantidad de información sobre cada individuo. Aunque no se ve, se percibe de forma inconsciente y cumple una función importante dentro de los distintos ecosistemas.

Esas glándulas que nosotros los seres humanos los tenemos repartidos, los perros los concentran en los genitales y el ano. De esta forma, es por eso que cada vez que dos perros se cruzan lo primero que hacen es olerse el uno al otro las partes íntimas. Así, está recibiendo y ofreciendo información sobre la edad, el sexo, su capacidad reproductora, personalidad o estado anímico.

¿Qué buscan en los nuestros?

Como decimos, nosotros los humanos tenemos estas glándulas sudoríparas repartidas por toda la piel. Las hay de muchos tipos y no las tenemos concentradas, salvo en la zona de las axilas y la ingle. Ahí podemos encontrar nuestros máximos indicadores y es por eso que el perro lo toma como primera opción.

A veces, incluso lo hará simplemente por costumbre, en relación a lo que hace con los otros miembros de su especie. Por eso, incluso es más común que nos quieran oler los perros desconocidos a los conocidos, pues será una forma de presentarse y conocer a la persona que tienen delante.

¿Por qué huelen más a unas personas que a otras?

Seguramente, te habrás dado cuenta de que tu perro muestra más curiosidad por algunas personas que por otras y por ello, les olerá más o de manera más intensa.

Esto es así ya que cuanto mayor sea la producción y por tanto, la liberación de algunas de estas feromonas más incrementarán a tu perro las ganas de oler. Digamos que su estimulo será mayor. Por ejemplo, esto sucede con aquellas personas que tuvieron sexo de forma reciente, pues en el acto sexual se libera una cantidad muy elevada de estas feromonas.

Igualmente, una mujer embarazada o durante el periodo de ovulación o menstrual puede ser también un aliciente muy grande de curiosidad para nuestra mascota.

También se sabe que detectan algunas enfermedades antes que los demás, ya que simplemente por el olor puede saber si están funcionando bien las distintas partes de nuestro organismo. Es muy habitual encontrar perros en tribus, o dueños que se hacen análisis de sangre porque ven raros a sus perros. Posteriormente, encuentran que tienen una deficiencia en el hígado, o algún otro órgano vital, confirmando la intuición del perro.

También les llama mucho la atención las mujeres embarazadas o menstruando
También les llama mucho la atención las mujeres embarazadas o menstruando

¿Qué hacer si te están oliendo?

Como hemos dicho al inicio, este comportamiento es bastante habitual en los perros ya que se trata de un instinto innato y un hábito en su forma de ser y vivir. Forma parte de su capacidad y desarrollo, basado en el olfato como elemento informativo. Por ello, no debemos cohibirle ya que estaríamos inhibiendo una de las mayores capacidades instintivas que posee.

Además, debemos remarcar que esta conducta no supone ningún mal para el ser humano, así como tampoco para ningún otro animal. Por ello, no nos preocuparemos de ninguna forma si nuestro perro decide olernos o a otra persona o perro de su entorno.

Como también hemos comentado, en principio es símbolo de sociabilización, por lo que tal, todo lo que puede traer son beneficios. Gracias a ello, establecerá lazos de confianza y dejará de hacer esto una vez tenga toda la información que necesita.

En un momento dado, puede haber gente que le moleste que el perro se le acerque y le huela. Se condescendiente con ellos y dile a tu perro que los deje tranquilos de forma pacífica para que pare.

Pero tú como dueño, no deberás impedírselo ni hacer nada en su contra. Puede que a veces te resulte incómodo, pero una relación sana entre perro y dueño se basa en la confianza. En los dos sentidos. Por eso, si le permites que olfatee tus partes, les estarás mostrando que conoces su lenguaje, entiendes sus necesidades y le respetas como miembro de la familia.

Conclusión:

En conclusión, no debemos preocuparnos si nuestro perro huele a otros animales, a nosotros o a nuestra visitas. Para ellos, el olfato es uno de los sentidos más potentes de sus sistema y lo utilizan para recobrar información útil sobre su entorno.

Por esta razón, cuando se cruza con otros perros lo primero que hacen es olerse, ya que es el método que tienen para cambiarse información, presentarse, y comenzar a relacionarse. Además, las partes genitales es donde se encuentra mayor definición de nuestros olores ya que junto a las axilas es la parte del cuerpo donde más se concentran las feromonas.

Así, si les permitimos olernos, estaremos entrando en su lenguaje, permitiendo que conozcan cómo estamos vibrando por dentro. También estaremos estableciendo lazos de confianza, respeto, y dándoles a comprender que nos sentimos parte de su familia.

 

¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 81,82% le ha gustado.
También Podría Interesarte

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas