¿Pueden tu perro o gato emborracharse?

1

Es de esperar que nunca te encuentres en esta situación, pero conocer los riesgos que conlleva y los pasos a seguir si tu perro o gato toman alcohol o alguna otra sustancia nociva para la salud, puede ayudar a mantener a tus mascotas a salvo.¿Pueden tu perro o gato emborracharse? Te lo contamos, para que tomes precauciones.

¿Qué sucede cuando un perro ingiere alcohol?

De la misma que el chocolate y las cebollas, el alcohol es tóxico para los perros. Incluso pequeñas cantidades de alcohol (no sólo en las bebidas sino también en los jarabes y en la masa de pan crudo) pueden tener ingredientes que son venenosos para ellos. Para que el vino y el licor tengan ese poder alcohólico se usa etanol, el cual es muy tóxico para un animal. Lo mismo ocurre con el lúpulo (utilizado para fabricar cerveza) que también pueden causar intoxicación alcohólica a los perros. En casos graves, o si no se trata, la intoxicación alcohólica en los perros puede causar fallos en los sistemas de órganos e incluso la muerte. Los signos de intoxicación pueden incluir:

  • Vómitos
  • Desorientación
  • A temperatura corporal
  • Inquietud
  • Jadeo excesivo
  • Temblores musculares y convulsiones

¿Está bien si dejas que tu perro tome un sorbo de tu bebida?

pueden-tu-perro-o-gato-emborracharse

Aunque parezca inofensivo dejar que tu perro tome el más mínimo sorbo de tu vino, cerveza o bebida mixta, la conclusión es que nunca está bien dejar que tu perro beba alcohol. Nunca es aceptable poner la salud de tu perro en riesgo, no importa lo divertido pueda parecer en este momento. Como dueño de una mascota, es tu responsabilidad mantener a tu perro a salvo, y eso incluye mantenerlo alejado del alcohol.

¿Qué debes hacer si tu perro bebe alcohol accidentalmente?

Si a pesar de las mejores precauciones, tu perro bebe alcohol de alguna manera, lo primero que debes hacer es avisar al veterinario y obtener recomendaciones sobre cómo proceder. Dependiendo del contenido de alcohol y de la cantidad que haya consumido, algunos veterinarios podrían pedirte que lleves a tu perro a un chequeo inmediatamente; otros podrían sugerirte que esperes a ver si tu perro tiene alguna reacción antes de entrar.

Por lo general, si tu perro bebe más de un pequeño sorbo de alcohol o si no sabes cuánto ha bebido, es mejor llevarlo al veterinario de inmediato. Si la clínica del veterinario está cerrada, debes dirigirte a un centro veterinario de emergencia. Un perro con intoxicación por alcohol necesita ser tratado inmediatamente. Deberás llamar al veterinario o a la clínica de emergencias cuando vayas a la consulta para informarles de que tu perro ha bebido alcohol accidentalmente; de esta forma, el veterinario podrá estar listo para ti en cuanto llegue.

Cómo evitar que tu perro beba alcohol

  • Mantén todas las formas de alcohol que tengas almacenadas fuera del alcance de tu perro: Ya sea en un frigorífico, o despensa, ocultar el alcohol evitará que un cachorro curioso hunda sus dientes en una lata o tire una botella de vidrio.
  • No dejes las bebidas alcohólicas fuera de tu vista: Si te alejas del vaso por alguna razón, asegúrate de que esté fuera de del alcance del perro. Recuerda tirar o poner cualquier sobrante de alcohol en la nevera antes de irse a la cama por la noche.
  • Habla con tus invitados: Si tienes una reunión social y tu perro está cerca, asegúrate de que todos entiendan que no está bien darle un trago a al perro en cualquier momento. En los casos en que tú o cualquier invitado pueda estar muy intoxicado y puedan olvidar este consejo, puede ser mejor encerrar a tu perro en un área segura lejos de los invitados para evitar cualquier consumo accidental de alcohol.

En caso de derrame, aleja a tu perro del accidente lo antes posible y encárgate de limpiar después. Mientras que una alfombra manchada de vino puede ser reemplazada, a tu perro no lo puedes reemplazar.

La cerveza para los perros y el vino para los gatos son productos que, por curioso y humorístico que nos parezca, están de moda. No sólo los ingredientes principales de la cerveza y el vino tradicionales pueden ser tóxicos también para los gatos, sino que en sus formas alcohólicas más peatonales, son potencialmente letales para nuestros amigos felinos.

Las uvas podrían ser dañinas para los gatos
Todos los vinicultores aficionados y los entusiastas de la elaboración casera deben ser conscientes de que los elementos esenciales de sus trabajos, las uvas y el lúpulo, deben permanecer alejados de los gatos de las instalaciones. Los vínculos entre las uvas y los trastornos digestivos, incluidos la diarrea y los vómitos, y los posibles daños en los riñones de los perros están bien estudiados.

Como vimos anteriormente, también algo que los humanos tomamos habitualmente y sin riesgos, como es el caso del lúpulo, es muy tóxico para los animales. Sabemos que para los perros, comer lúpulo causa dramáticas fluctuaciones de la temperatura corporal, efectos nocivos en la capacidad de la sangre para coagular y correr, e incluso la muerte entre las 6 horas de la ingestión. Tu gato puede disfrutar de una uva de vez en cuando, o expresar interés en una pasa, pero como regla general, es mejor mantenerlos alejados de las uvas y el lúpulo.

El envenenamiento por alcohol y etanol en los gatos

El vino hecho para felinos que mencionamos anteriormente está hecho de jugo de uva diluido unido con los aceites esenciales de la hierba gatera. Sin embargo, hay algo que está fuera de toda duda o negociación, y es la realidad del envenenamiento por alcohol y etanol en los gatos. Tampoco olvidemos que un dato fundamental es el peso del animal. Para una mascota tomar un sorbo de licor, es como para uno de nosotros tomarse una botella entera, con el consiguiente riesgo para la salud.

pueden-tu-perro-o-gato-emborracharse

El hígado y los riñones de un gato, muy parecidos a los de sus dueños, son órganos trabajadores y resistentes. Entre sus funciones normales, se les pide que procesen y filtren las toxinas, ayuden en la digestión y faciliten la eliminación de residuos. Lo que los humanos considerarían una cantidad completamente insignificante de alcohol, ya sea alcohol de grano, vino, cerveza, o cualquier otro, puede ser un peligro mortal para un gato adulto completamente crecido, mucho más para un gatito desprevenido.

Cuanto más alto sea el contenido de alcohol o etanol de una bebida dada, mayor será el riesgo para la salud del gato. Mira las cucharas de medición en tu cocina; una cucharadita de alcohol de grano es suficiente para causar síntomas de toxicidad alcohólica en los gatos. Tres cucharaditas, o una cucharada, pueden poner a un gato sano en coma. Como en el caso de los humanos, el hecho de que el gato haya comido comida recientemente hace una pequeña diferencia. Los gatos son más propensos a experimentar graves consecuencias de la intoxicación por alcohol con el estómago vacío.

Síntomas de la intoxicación alcohólica en los gatos

Se debe evitar que los gatos consuman activamente bebidas alcohólicas. Cualquier derrame o descuido en una fiesta que se cometa en presencia de los gatos debe ser limpiado a fondo cuando ocurra. Entre 15 minutos y 2 horas después de beber cerveza o vino, o incluso simplemente absorber alcohol a través de la piel, los gatos pueden empezar a mostrar síntomas de intoxicación alcohólica, más formalmente conocida como toxicosis del etanol.

Los síntomas son similares a los de los humanos, incluyendo desorientación y mareos, junto con una marcada incapacidad para controlar sus intestinos y vejigas. Según la cantidad que hayan ingerido o absorbido, los gatos pueden experimentar deshidratación, temperaturas corporales más bajas y su sangre puede volverse ácida, condiciones que pueden tener efectos negativos en cascada en todo el cuerpo del gato. Si crees que tu gato ha consumido alcohol, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al veterinario sin demora.

Cualquier cosa que contenga alcohol puede poner en peligro a tu gato

La cerveza, el vino o cualquier tipo de bebida alcohólica puede tener efectos inmediatos y notables en sus gatos, y puede ser letal para los gatitos. Esta advertencia ocupa cualquier cosa con el más pequeño contenido alcohólico o fermentado. Esto significa que cualquier comida preparada con alcohol, desde pasteles hasta platos de carne, así como cualquier producto doméstico común, desde jarabes para la tos hasta soluciones de limpieza, deben estar fuera del alcance. Todos ellos deben ser cuidadosamente almacenados cuando no se utilicen o estén bajo observación humana directa.

Las cantidades más pequeñas de cerveza, vino u otras bebidas alcohólicas pueden perjudicar fácilmente los órganos que componen los sistemas de filtración natural de un gato y pueden tener consecuencias mucho peores. Aunque el deseo más profundo de un dueño de gato puede ser tratar a su gato como un miembro de la familia o un amigo de confianza, se recomienda encarecidamente que esto no se extienda a compartir nuestra bebida fuerte favorita con ellos.

Otros alimentos dañinos para tu gato

Chocolate

El compuesto del chocolate que más preocupa es la teobromina. Está en todas las formas de chocolate, y la mayoría se concentra en el chocolate negro y el chocolate para hornear sin azúcar. Su ingesta podría causar arritmias cardíacas, temblores en los músculos o convulsiones. El chocolate también contiene cafeína.

Cafeína (Café, té, bebidas energéticas)

pueden-tu-perro-o-gato-emborracharse3

El café, el té, las bebidas energéticas, el chocolate y otras bebidas y alimentos con cafeína pueden hacer que tu gato se ponga inquieto y tenga una respiración rápida, palpitaciones cardíacas y/o temblores musculares.

Productos lácteos

Los gatos pueden volverse intolerantes a la lactosa cuando son adultos. Sus cuerpos ya no producen suficiente lactasa para digerir la leche, especialmente la de vaca. Si los gatos la ingieren, los productos lácteos pueden causar vómitos y diarrea.

Recortes de grasa, carne cruda, huevos, pescado

Consulta primero al veterinario o a un nutricionista veterinario antes de añadir estos alimentos a la dieta del gato. Existe el riesgo de vómitos, diarrea, Salmonella o E. coli con estos alimentos para algunos animales, especialmente cuando se administran incorrectamente.

Cebolla y ajo

Toda la familia de la cebolla son capaces de causar problemas si se comen en cantidad excesiva.
Una pequeña cantidad de cebolla o ajo en alguna salsa no es probable que cause problemas. Sin embargo, comer un diente de ajo o una cebolla de verdeo puede causar problemas digestivos. Comer cualquier tipo de cebolla de manera regular podría causar anemia.

Alimentos para bebés

Parecen inofensivos, pero la realidad es que contienen ingredientes como el ajo y la cebolla, que son altamente tóxicos para el organismo de la mascota.

Atún

El atún como ingrediente de la comida para gatos producida comercialmente es perfecto para los gatos. Sin embargo, el atún que se vende para el consumo humano puede causar trastornos digestivos cuando se administra como un tratamiento ocasional en pequeñas cantidades.

¿Te ha gustado?
También Podría Interesarte

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.