Síntomas de una perra cuando va a parir

0 10

Cuando una perra va a parir, es muy importante estar con ella en todo momento, de manera que se sienta segura y protegida. Es posible que además necesite ayuda, y hay que colocarla en un sitio que sea muy cómodo. Por eso mismo, hay que saber cuáles son las señales que indican que una perra va a parir, pues de esta forma se podrá estar preparado más rápidamente.

 

Búsqueda del lugar para parir y acercamiento a su familia

Es lo que se conoce como «búsqueda del nido». Cuando una perra vaya a parir, intentará buscar el lugar adecuado en la casa para hacerlo, normalmente algún lugar cómodo. Hay perras que prefieren elegir un lugar algo más resguardado, pero por lo general todas preferirán parir en su cama, por ser un lugar que conocen muy bien y que además le resulta cómodo. Por supuesto, se podrá destinar un lugar en concreto donde la perra deba parir, y en ese caso habrá que colocarla encima. Este lugar debe ser muy cómodo para que ella se sienta bien y además sea de su agrado, pues de lo contrario querrá volver al lugar que ella misma haya elegido, que en muchas ocasiones no tiene por qué ser el más adecuado.

Además, por lo general buscará a su humano, pues sabe que es una persona de confianza que le ayudará en todo el proceso, ya que necesita protegerse tanto a ella misma como a sus cachorros. Por el contrario, si hay demasiada gente o incluso otro animal, preferirá esconderse para no sentirse agobiada. Para las perras que van a parir ya, lo ideal es estar acompañadas por una o dos personas como mucho.

Intranquilidad

Es normal que una perra que vaya a parir ya esté algo intranquila, y parezca nerviosa. No estará cómoda en ninguna postura, y no parará de moverse intentando lograr la adecuada para tener más comodidad. Lo habitual es que se queden acostadas, pero que vayan dando vueltas y cambiando de postura habitualmente, pues para ellas todas serán algo incómodas. Además, hay que tener en cuenta que es posible que en algunas perras esto no ocurra, y sí que estén tranquilas, sobre todo si no es su primer parto, aunque ese comportamiento no es lo más normal.

 

Pérdida de apetito

Es posible que una perra que vaya a parir próximamente no quiera comer. Podrá pasar varias horas sin comer nada, y además rechazar la comida si se le ofrece. Por lo general preferirán alejarse de la comida, pues en ese momento para ellas no será nada apetecible. Sin embargo, hay algunas perras a las que no les ocurre esto, y es posible que sigan comiendo con normalidad. Ocurre sobre todo en perras que suelen comer mucho, ya sea pienso u otro tipo de alimentos como los de la dieta BARF. En estos casos no pasará nada si come, pero hay que saber que lo normal es una perra pierda el apetito cuando esté apunto de parir.

 

Bajada de la temperatura corporal

Lo normal es que la temperatura corporal de un perro esté aproximadamente sobre los 38 grados, si está algo más elevada podría ser debido a que tenga fiebre. Sin embargo, es normal que en las perras se reduzca un poco, y aproximadamente doce horas antes de parir se mantendrá entre 36 y 37 grados centígrados. Esto se podrá medir fácilmente con un termómetro, preferiblemente digital, que se introduzca en la vía rectal. Si por el contrario la temperatura ha subido, habrá que acudir al veterinario rápidamente, pues podría ser que a la perra le estuviera ocurriendo algo más. Hay que recordar que la figura del veterinario es esencial en todo el proceso, y también en la vida de cualquier perro. Siempre hay que ir a revisión cuando le toque, consultar cualquier duda y, sobre todo, llevar el calendario de vacunas al día.

Lamido genital y contracciones

Como es normal, las perras se pueden sentir algo doloridas cuando saben que ya van a parir, por lo que lamerán sus genitales para aliviar este dolor. Además, muchas perras se lamen cuando ya está ocurriendo el parto para ayudar a salir a los cachorros, y esto también será para ellas una forma de mantener la higiene, y sobre todo de relajarse. Cuando el momento del parto se vaya acercando, la perra se lamerá los genitales constantemente, probablemente sin parar para mantenerse limpia y también para calmar el dolor que está sintiendo sobre todo en esa zona.

Además, justo cuando va a ocurrir el parto pueden aparecer contracciones, que es lo que hará que los cachorros por fin puedan salir. Son fáciles de identificar, pues el vientre de la perra se moverá, y además es posible que las contracciones le causen dolor, por lo que algunas perras también lo mostrarán y no será difícil de percibir en ningún momento. 

¿Te ha gustado?
You might also like

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas